domingo, enero 14, 2007

Arquitectura austera y ruda...

Iñaki Alday no tuvo reparos en definirse como "unos claros exponentes de los llamados arquitectos en extinción. Conforme pasa el tiempo nos vamos dando cuenta de que muchas obras podrían salir adelante con el trabajo de los ingenieros y los aparejadores. Nuestra profesión cada vez es menos necesaria", recalcó Alday.

También destacó que "no tenemos una especialidad clara en nuestro trabajo, pero sí que podemos calificar nuestro trabajo como una arquitectura que descarta la pureza formal". "En mi opinión, hacemos una arquitectura cruda, y a veces austera y ruda", destacó el arquitecto aragonés.
Iñaki Alday