miércoles, julio 07, 2010

GREENPEACE QUIERE UNIR INTERNET Y LA RED ELECTRICA

La popular organización ecologista propone fusionar Internet con la red eléctrica para que resulte un sistema global que recurra a la generación renovable de energía hasta un 90 %. Así se conseguirá diseñar una plataforma de suministro eléctrico inteligente que estará lista para el 2050 y que ahorrará al planeta muchos disgustos. Esta Super Red sería la culminación de todos los esfuerzos para conseguir, por fin, un plan mundial de aprovechamiento energético limpio y renovable.
El empeño de Greenpeace por salvar el planeta no conoce el desaliento. Han publicado un informe donde explican cómo diseñar una red eléctrica global que además de energía contendría los datos que corren por Internet. Además, añaden que este sistema de transmisión debería contar con un 90 % de energías renovables para el 2050. El informe explica cómo se pueden conectar redes inteligentes locales y regionales con una súper red de alta tensión para proporcionar un suministro fiable en todo momento sin ninguna necesidad de recurrir a centrales térmicas de carbón ni nucleares. “Con las redes inteligentes básicamente unimos internet con la red eléctrica”, ha declarado Sven Teske, experto energético de Greenpeace Internacional, durante la presentación mundial del informe en Madrid.

Las redes inteligentes combinarían fuentes de generación distribuidas para generar centrales eléctricas virtuales, de tal forma que pequeñas instalaciones eólicas, solares, geotérmicas y de biogas pueden proporcionar la misma electricidad que una central eléctrica tradicional, pero con mayor eficiencia y flexibilidad y menos emisiones de CO2. Habría que contar, además, con unas súper redes, que utilizarían líneas de corriente continua en alta tensión para transferir electricidad a largas distancias con gran eficiencia. Esto permitiría transportar los excedentes de energía de unos países a otros, por ejemplo, la electricidad eólica generada en el Mar del Norte, la solar en España o cualquier país que estuviera conectado a la Gran Red.

Las cuentas de Greenpeace son claras y afirman que el coste de reforzar en Europa las 34 interconexiones de alta tensión que unen a los comunitarios sería de 209.000 millones de euros, es decir, unos 5225 millones anuales hasta llegar al 2050. Habría que realizar mejoras en 5.347 kilómetros, 17 nuevas interconexiones (5.125 kilómetros) y 15 nuevas conexiones de "súper red". Este coste lo suponen muy asumible teniendo en cuenta lo que se obtiene a cambio.

José Luís García, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace España, declara que el informe demuestra que "es posible eliminar la energía nuclear y la que procede de combustibles fósiles con pequeñas modificaciones en la red añadiendo inteligencia y comunicación al sistema eléctrico". Y para los reticentes a las energías renovables clásicas (eólica y solar), la organización ecologista muestra un estudio comparado de los datos meteorológicos de los últimos 30 años con respecto a las curvas de demanda energética de Europa y resulta que en existe una probabilidad bajísima de que coincida la máxima demanda con las horas mas bajas de producción energética de los sistemas eólicos y solares. Apenas un 0.4 %, es decir, que esto puede ocurrir unas 12 horas al año. Y el refuerzo que propone Greenpeace en la red acabaría con esa incertidumbre.

Realmente se trata de un proyecto interesante. La tendencia a la globalización y unificación general no se detiene, aportando posibilidades inmensas a la civilización. No sabemos si esto se puede considerar un esfuerzo demasiado caro o, viendo las consecuencias del uso de combustibles fósiles, saldría hasta barato.

Kir Ortiz (en NEOTEO)

fuente: (http://www.greenpeace.org/espana/news/100204_02)